De Madrid

  Me saludaste motivado por mi seudónimo con la esperanza de encontrar detrás una respuesta poética con olor a comino y sabor a dátil. Pero respondí con la sencillez que me caracteriza y con ello disipé el aroma a exótico que anhelabas. Con educación me interesé por tu origen, respondiste con un solitario y castizo:... Seguir leyendo →

Anuncios

Marmota

Vivir en el día de la marmota, es una costumbre.   Como el que se inyecta cafeína para sobrevivir a un nuevo amanecer.   Como el que se santigua ante un templo sin creer en dioses estériles.

Mis teclas

Le susurrabas a mi ombligo que tu vida sin mí no era nada Y yo sonreía grabando tu nombre en mí retina. Memorizando tus formas. Haciendo pentagramas con tus jadeos. Que en noches de desamparo tocaba con las teclas de los dedos impregnadas de ti.

Nonato

  Antes deseaba retroceder. Desandar pasos Ahora me conformo con saborearte en versos. Mientras me emborracho Para olvidar los hijos nonatos Que llevan tu nombre.

Memoria

Me refugio en mi memoria, para que la bestia que borró los recuerdos de mis ancestros no venga a por mí. Quiero evitar que te asesine, que te anule. Mi identidad pende de tu pelo.

Poemas contra el olvido

Gracias a José Yebra por permitirme participar en el proyecto "Poemas contra el olvido". Ha sido un placer colaborar en este proyecto tan perfecto, lleno de versos con los que intentar evitar que no se olviden nombres, identidades y vidas. Aquí mi pequeño aporte: En alma de guerra: Nadie recordará mi identidad. La escondí bajo... Seguir leyendo →

La decisión de Daniel

Eran las 21,59 horas del día 21 de mayo, yo estaba realizando un trabajo en una red social, cuando de repente me llegó un mensaje de Daniel. Por norma, si estoy centrada en algo no suelo leer los mensajes hasta que no he terminado, pero ese día decidí dejar a un lado lo que estaba... Seguir leyendo →

Zorras y hurracas

Soy consecuente con la decisión de habitar en un mundo erigido por idiotas. Donde los conflictos son como trenes de mercancías, cuyos vagones, rebosantes de zorras y hurracas, tapizan paisajes entre picotazos y dentelladas, sin nadie que las combata con una escoba en la recámara.

Una historia más de amor

Me conformé. Acepté lo convenido. Un hogar, Un retoño Y  la ropa bien doblada. Pero tu rastro aún recorre mi tez. El ángulo de mí boca aún intuye tu delicadeza. Y mi fragilidad se retuerce, Como un ofidio en la hoguera de la cama que compartimos.

El batallador

Hubo un batallador, que tras el graznido diario del reloj y un café se engalanaba con una armadura oxidada, la misma, que tiempo atrás centelleaba, exaltante tras la victoria. Ahora pasa el tiempo restaurando los golpes, con besos                        sin mordisco                                                   en el desenlace.  

Darlo todo

Hoy me voy a inventar que lo di todo, que me entregué y salí ganadora. Que no toqué fondo, si no estrellas. Inventaré que ya no es necesario pedirme perdón, que no me sentí defraudada, que todo sacrificio merece una recompensa. Hoy me inventaré que a las zorras le dieron caza las gallinas. Que el... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: