Nací Frida

 

 

 

NACÍ FRIDA:

Amurallo mi propio sufrimiento a expensas de arriesgarme a que me devore”.

Frida.

 

Lo idóneo sería gritarlo,

mostrarlo como se hace en las ejecuciones,

en medio de una plaza.

 

Aniquilar el dolor que me acompaña,

como un amante desagradecido.

 

Pero estoy inmóvil,

apesadumbrada y llena de cicatrices

que al verlas en el espejo

me devuelven

sonrisas de dientes negros.

 

Estoy encarcelada y sin embargo,

me siento tan libre como el pájaro azul

que perseguiste ayer para la cena.

Lleno mi estancia de colores,

Incluso en otoño

porque ya tengo suficiente negrura habitándome.

 

Es posible que sea tarde,

pero siento que estafo a aquellos que se acercan a mí,

porque esperan una vida llena de campanas,

de flores de primavera

y al final de todo eso,

sólo estoy yo.

 

Llevo tanto peso en la espalda,

que mi único desahogo

es infligirme una sentencia

condenarme

a dar de mamar a los hijos nonatos

que con la misma premura que albergaron mi vientre,

salieron.

 

Quizás

descubrieron que mejor partir a tiempo,

antes de llevar una vida encadenada

a un colchón de lana y lágrimas.

 

Nací Frida

sin quererlo.

 

2 comentarios sobre “Nací Frida

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: