El arte de mandar a la mierda

Tengo el cuerpo lleno de nudos. Comenzaron en la garganta por falta de llanto. Y, ahora, tras perder la vida que soñaba me doy cuenta de que cada uno de ellos lleva un "vete a la mierda" no pronunciado.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: