Mi reflejo

Nadie quiere mirarse al espejo. No estamos preparados para ver nuestro reflejo. Tenemos miedo que se vea lo que hay más allá de la ropa interior. Estamos llenos de capas, ocultando vergüenzas, miedos y fracasos. Teñimos cada día, plantamos falsedades esperando que éstas florezcan y que el polen no nos impida respirar, con suerte.

Romperse

Me he roto, pero la felicidad es un escultor que me ha parido de nuevo. Estoy jodidamente viva.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: