Éramos

Acurrucados

Te tumbabas a mi lado
cubriéndome del miedo con tus manos.

A veces era mucho,
otras,
suficiente.

Pero éramos.

Porque no hacía falta nada más
que una habitación y un cenicero
donde vomitar sexo y amor en pañales.

Amortajábamos la oscuridad
pensando, que así,
tan juntos
podríamos reírnos de ella.

Éramos ingenuos.
Pero éramos.

Anuncios

4 comentarios sobre “Éramos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: