El batallador

Elbatallador2

Hubo un batallador,

que tras el graznido diario del reloj y un café

se engalanaba con una armadura oxidada,

la misma, que tiempo atrás centelleaba,

exaltante tras la victoria.

Ahora pasa el tiempo restaurando los golpes,

con besos

                       sin mordisco

                                                  en el desenlace.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: