He de decidir

Tengo que decidirme entre tus labios o el incienso que salvaguardas de la quema en tu mesita de noche,
porque no autorizo seguir anteponiendo tu piel almidonada a la miel que satisface mi garganta en las noches heladas.
¿Como elegir entre lo debido y lo necesitado?
¿Dónde está el límite de lo meramente absurdo a lo infranqueable?
Puedo traspasar de forma inmediata y vulgar el espacio de tu ingle,
pero siempre será un objetivo demasiado fácil en estos tiempos que corren.

A pesar de los intentos por controlar y obligarme a la resistencia, ha llegado la hora de evitar que mi cordura y yo nos desvanezcamos, se que te prometí un tiempo, y te concedí el que pude, pero no estoy bendecida con el don de malgastarlo sin pagar un alto coste.

Puede que todo cambie, pero si no llega a ocurrir, si el océano no calma su tempestad, si el salitre no difumina las luciérnagas que me ciegan, tendré que marcharme con un hasta nunca, y colgaré sobre mi pecho un escapulario con tu esencia para meterlo bajo mis sábanas cuando la necesidad apremie o simplemente te eche de menos.

Aljana.

5 comentarios sobre “He de decidir

Agrega el tuyo

  1. Comparto lo que has dicho, nunca cambiamos del todo, nacemos con una naturaleza determinada que va marcando nuestra vida y decisiones.

    Gracias una vez más.

    Un beso.

    Me gusta

  2. He dado con tus escritos accidentalmente, buscando una imagen, y has logrado arrebatarme un suspiro, he encontrado palabras impregnadas de verdad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: