No habrá más

En la cubierta de madera, llegando ya al último tramo, observo las lucecitas que adornan mi sien. Dirijo la punta de mis dedos hacia el cielo e intento tocarlas. ¿Cuántas de ellas querrían adornar mis entrañas?

Inspiro fuerte y cierro los ojos lo que me lleva a recordar el aroma a sal que desprendía mi cuerpo tras reptar entre tus piernas.

Al partir me dijiste, quizás vuelvas algún día, y yo que dejé de confiar, dibujé una media sonrisa, te abracé y tu, de espíritu mágico, conseguiste que cientos de pétalos flotaran a mí alrededor formando una capa de dulce aroma y aterciopelado escudo.

Siento la vida dentro de mí, pero me duele, me molesta, mis pechos se endurecen y se emocionan al introducirse en la gélida agua del océano.

Me estremezco ante la idea de desaparecer pero me hace feliz, se que aún puedo hacerlo. Me meto desnuda dentro del agua, necesito soltar lastre de oscuridad e indecoro.

Si introduzco la cabeza el tiempo suficiente bajo el agua, podré limpiar el pasado, los años malvividos y justo cuando mi piel se torne violácea mis pálidos labios sonreirán al saber que el renacimiento sólo está a una expiración.

Mis músculos ya no volverán a ser flexibles, ni mi corteza suave con olor a limpio, mis ojos ya no podrán transmitir calidez ni mi deseo por tenerte, mi cabello decorado con rizos estarán tristemente desordenados.

Pero no habrá ni un día más en el que la locura, criatura de alma desangrada, me obligue a contemplar la imagen de lo que pude llegar a ser y no fui.

No habrá más días, no habrá nada más.

Aljana


Anuncios

4 responses to “No habrá más

  • Gonzalo

    ¿Limpiar el pasado o clausurarlo? Ayer hablaba de estas cosas mientras tomaba café con un amigo. ¿Qué nos impulsa a tomar estas decisiones? ¿Por qué algunos no se plantean esta posibilidad y otros sólo ven esta salida? Es curioso que toques este tema ahora. Por cierto, después de votar al otro relato no me deja repetir con éste. No sé si los votos se acumularán. De todos modos. como te decía ayer aquel tenía un algo que me atraía.

    Me gusta

  • Aljana

    Hay días que recordar duele tanto que es vital acallar la mente, sin embargo, en otras ocasiones recordar es la única posesión que tenemos.

    Nos guste más o menos el día de hoy somos producto de lo vivido, ya sea para bien o para mal, sólo de nosotros depende como aplicar esas vivencias.

    Por ello hay gente que le saca partido y otros directamente pasan página, el problema está cuando se convierte en una obsesión, cuando piensas que todo lo pasado fue mejor, ahí ya es muy complicado poder seguir con la mente clara, porque nos convertimos en auténticos esclavos del tiempo muerto.

    Me gusta

  • KD

    No comparto esta forma de “limpiar” el pasado. Pero me ha gustado el relato. Tiene una buena combinación de drama y tristeza, con una pizca de erotismo. Tienes mi voto.

    Un saludo. Por cierto, yo participo con esto (un poco más mundano):
    http://soulseeker.bitacoras.com/archivos/2009/12/16/que-tal-el-2009

    Me gusta

  • Aljana

    Sí reconozco que es una forma algo dramática de limpiar el pasado pero hay veces que al tratar de expresar algo mediante la palabra hace falta plasmar con ese tipo de intensidad.

    Muchas gracias por tu voto, yo también te voté y leí tu post hace unos días desde entonces soy seguidora.

    Un saludo, espero seguir “viéndote” por aquí.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: