Claroscuro

Claroscuro

Apenas son las doce y ya un manto de suaves nubes cubre la redondez de la luna.

Salí a buscar mi silueta perdida entre las sombras y aquí me encuentro, en lo más alto de la atalaya manteniendo el equilibrio a duras penas, obligándome a dibujar figuras claroscuras con el contoneo de mis tímidas caderas.

No se cuando llegué hasta aquí, ni el tiempo que me quedaré, quizás hasta que encuentre en el amanecer un abrazo cálido y reconfortante que consiga con un toque de magia reparar mi maquinaria precisa, hoy menos palpitante que ayer.

Las calles huelen a una nostalgia diferente, desconocida hasta ahora, algo más calmada, pero más firme.

El hambre me invita a saborear las mieles de quien amé y a quién amaré, quizás su aroma de sentido a la locura de esta vida mía que ya se sabe rancia y rota.

Siempre me pregunté si alguna vez podría cambiarlo todo, si la obsesión que me asaltó podría ser arrastrada por un huracán intravenoso hasta sepultarla en el fondo de un volcán que al estallar me salpicara la piel de algas.

Pero a pesar de todo, es posible que el dolor aparezca de nuevo mañana, es posible que no se borren de mis pechos los nudos marineros que me aprisionan en un polvoriento rincón.

Si eso llega a suceder, despertaré amnésica de sentimientos bellos, de entrega desinteresada, de besos castos, pero nunca del amor que me sedujo un día y cuyos restos quedaron tatuados en mis escamas.

Aljana.

Anuncios

5 responses to “Claroscuro

  • Edgar Valdés

    Hay algo sinuoso, bello, palpitante y sensual cuando escribes “dibujar figuras claroscuras con el contoneo de mis tímidas caderas.”

    Me gusta

  • Edgar Sandoval Gutiérrez

    ¿Es posible la amnesia total, cuando en el fondo el latido constante de nuestro corazón está hecho de cada beso compartido, de nuestras manos explorando los territorios de piel ajenos, de nuestro corazón mismo latiendo a partir de una palabra o una mirada? Creo que la amnesia da sólo para los nombres. Me gustó mucho tu post.

    Me gusta

  • AdR

    Le pones imagen al hambre, a la obsesión, a tu amanecer…
    Incluso a ti misma.

    El amor deja tatuajes, el desamor… surcos imborrables.

    Besos 🙂
    Sigue escribiendo

    Me gusta

  • Aljana

    Para Edgar: Para mantener el equilibrio o en su defecto encontrarlo, tenemos que esforzarnos en nuestra lucha entre la luz y las sombras, jugando a ser equilibristas para no caernos.

    Para Edgar Sandoval: Creo que la amnesia no puede ser total a menos que así uno mismo lo decida, en ocasiones, tomamos la decisión de olvidar y/o apartar a personas o sentimientos de nuestra mente para poder seguir caminando por la vida, por el contrario, si esto no fuera así, sería imposible continuar.

    Agradezco que te haya gustado.

    Para Ángel: Tanto el amor como el desamor dejan siempre una marca en nosotros, unas veces más profunda, otras más superficial, pero todas ellas forman el conjunto de lo que somos, lo que pensamos, lo que queremos. Así que bienvenido sea tanto lo bueno como lo malo.

    Besos también para ti.

    Me gusta

  • Edgar Sandoval Gutiérrez

    Creo que muchas veces solemos despersonalizar los recuerdos, quitarles el rostro o el nombre si es que duelen, pero queda el recuerdo intacto, formando parte de lo que somos en este instante.

    También podríamos verlo como lo plantea el gran Yehuda Amijai: “Lo que nos entristece se queda con nosotros, tiene nombres como las calles, sólo las cosas alegres siguen adelante sin nombre”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: