Sábanas

Eres espina procedente de las húmedas noches en la alcoba de mis entrañas, desde que tus dedos entraron en mí por primera vez, torpes y presurosos, anhelantes de mi jugo. Yo estaba dolida, transformándome poco a poco en un ser desconocido de pezones duros y ombligo roído de ansia. Llegaste en el momento justo, cuando... Seguir leyendo →

Anuncios

Compasión

Hace unos días, emprendí el vuelo en busca de alguien que se compadeciera de la tristeza que me inunda y quedarme, sin más, tranquila, con las pestañas entrelazadas por un tiempo infinito. Pero una ventisca quebró las alas que llevo ancladas en la espalda y vine a parar aquí, a un tétrico y solitario paraje... Seguir leyendo →

Claroscuro

Apenas son las doce y ya un manto de suaves nubes cubre la redondez de la luna. Salí a buscar mi silueta perdida entre las sombras y aquí me encuentro, en lo más alto de la atalaya manteniendo el equilibrio a duras penas, obligándome a dibujar figuras claroscuras con el contoneo de mis tímidas caderas.... Seguir leyendo →

La metamorfosis del vampiro

La mujer, entre tanto, retorciéndose igual que una serpiente en las brasas, y amasándose los pechos por encima de las ballenas del corsé dejaba deslizar de su boca de fresa estas palabras impregnadas en almizcle. <<Tengo los labios húmedos y conozco la ciencia de perder en una cama la antigua conciencia. Seco todas las lágrimas... Seguir leyendo →

Perdida

Qué doloroso es volver a caminar con las piernas rotas tras una caída de siete pisos, tras un salto al fondo del pozo de tus ojos. Despliego las embarradas alas y me aseguro con la punta de la lengua que los colmillos están sedientos de ti. Sin ser vista rodeo tu nuez y me enrosco... Seguir leyendo →

Entre tus muslos de nácar

Mientras la noche duerme sola y taciturna, la punta de mis dedos recorren el cristal de la ventana donde se ha posado mi aliento tras una velada escondida entre tus ingles. Tengo los ojos inundados de tempestades que apenas me dejan parpadear. Medio cegada decido marcharme y alzo la mano para despedirme, pero mis fuerzas... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: