Nada más que humo

humo

Ahí estás, en una destartalada habitación, sosteniendo entre tus dedos un trozo de papel con punta volcánica. Juego a imaginar que soy yo y me recorre un grácil y helado escalofrío por mis senos, mostrándose sin tapujos los tímidos faros que en ellos residen.

El humo de tu cigarro caracolea através del aire, dibujando formas súbitas e indescriptibles, semejantes a la danza del lago, esta vez, sin cisnes.

Lentamente, posas los labios algo húmedos y agrietados en la boquilla amarillenta, tintada de melancolía. Al observar tus ojos, encuentro en su lugar unas inertes y rotas vidrieras, congeladas por pensamientos irrevocables. Me siento sobre tus rodillas para ver si puedo repararlos, pero al posarme sobre ti, nuestros cuerpos se retuercen y provocan una espiral huracanada, destrozando en mil pedazos nuestra cobertura de indecisión. Cientos de arrepentimientos asaltan mis articulaciones, que se bloquean al sentir de nuevo tu sabor.

Como echaba de menos tus indecorosas entrañas…

Cierras apesadumbradamante los ojos y te azota un ligero espasmo en los músculos, noto como me acaricias con manos temblorosas, como recuerdas mi nombre, mis palabras a medianoche y las cicatrices de cuero y sangre cristalizada.

Durante un instante, tu cara se desfigura y comprendo que no puedes soportar más la oscuridad. Meto mis helados dedos en tu cerebro y juego con tus recuerdos, removiéndolos y desordenándolos para enloquecerte y permitirte que dejes cargamento varado en mi orilla. Quiero despojarte de mí, salvarte del naufragio de mi existencia. Paseo mis uñas por tu cuello, axfisiándote con extravagantes punzadas, poniendo punto y final al recorrido en tu deshilado corazón, que me regala, generosamente, satánicos y desbocados latidos.

Tus párpados se relajan al sentirme con más intensidad. Tras un momento de pausa, mueves tus manos delicadamente para reencontrarte con mi piel, pero no me sientes… no me hallas. Intentas abrir los ojos quedando cegado por una intensa luz, aún así, consigues enfocar tu dulce pupila de miel y ámbar, pero no consigues ver nada…nada más que…Humo.

Aljana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: