Chica del vestido blanco

 

Con la luz apagada y los ojos abiertos,

comparto noche de insomnio con Morfeo,

Cuyos brazos atraviesan mi garganta,

Desbaratándome el miedo

Rezumando sonido de nostalgia.

 

 

 

 

Anuncios

Lo que quiero ser

14358625_1176662349039399_8150023899314247652_n


El regreso

enhanced-buzz-29030-1380723568-26

Respirar,

profundo,

ritual mágico que empleo un par de veces al año

para llenar cada pliegue de mi piel de sal.

 

Ha empezado la cuenta atrás,

se aproximan las despedidas de sentimiento,

la hora de lágrimas en la maleta.

 

Desde que me fui agosto huele a Navidad.

 

( Para los que dejamos nuestro hogar atrás).

 

 


Hazme violín

04Me tocaste, para que sonara a violín,

a pena desgarrada.

Evocabas recuerdos,

Risas de ébano, llanto de sauce.

¡Atraviésame el corazón!

Y lo hice.

Pero tus latidos no cesaron,

Se hicieron inmortales al compás de cada nota.

 Todo fue un truco para arrebatarme la melodía


Tu calor

 

mountain

Autor Fotografía: Marcos Ferreiro

 

El despertador suena, a lo lejos.

Intento acallarlo confundiendo su vibración con la de tu cuerpo.

Busco con mis dedos los tuyos,

Pero no hay nada.

Ni tus mejillas, ni tu lengua, ni el pozo de tus ojos,

Donde me ahogo al expiar pecados mientras gimo.

Sólo queda tu calor,

Y el despertador no para de sonar.


Tras el velo y el viento

 

untitleddd.png

Fotografía: Francis Capote

 

Me escondo tras un velo del viento,

El que provocaste al llegar,

Distrayendo mi mente ansiosa con tus besos gruesos en tus leves labios.

Jugaste con mis rizos, con mi piel y con mis ganas.

Me hiciste bella,

Pero te fuiste,

Y el ansia regresó de la mano de un espejo roto.


Tsst Silencio…Miedo

 

14D

 

Me paso los días en silencio,

para que el miedo no pueda olerme,

para que no encuentre dónde me escondo.

No quiero que vea cómo lucho en el barro,

contra un pecho oprimido por sed de aire.

 

No recuerdo desde cuándo el despertador suena a fracaso,

desde cuándo mato las horas lanzando plegarias, a la desesperada,

fingiendo que soy creyente,

intentando entender por qué mi llanto se atrinchera.

Sólo quiero encontrar, aquel bendito lugar,

aquella tierra prometida,

donde mi equilibrio ya no cuelgue de un cable sin red.

 

 

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: